La criolipólisis

La criolipólisis es una nueva tecnología que permite la reducción del tejido graso de manera selectiva y no invasiva mediante aplicación de frío.
Se trata de un nuevo método no invasivo de reducción de grasa en áreas corporales localizadas como el abdomen, los flancos o las cartucheras, que consiste en enfriar las células grasas o adipositos produciendo su muerte y eliminación.

Mediante succión de la zona a tratar y aplicación inmediata de frío preciso y controlado , se eliminan las células grasas en las áreas específicas del cuerpo. Ello es posible porque las células grasas son, por naturaleza, más sensibles al efecto de enfriamiento que otros tejidos y por tanto pueden ser eliminados sin dañar la piel.

Cuando las células grasas se exponen al frío, comienza el proceso de muerte natural. Estas son eliminadas gradualmente a través del proceso metabólico y a los 15 días del tratamiento comienza a notarse un cambio en la textura del tejido. Al cabo de 45 días es cuando se pueden apreciar los resultados.

En función de la profundidad del tejido graso, la pérdida se situará entre 3 y 15 mm. (contorno de 3 a 6 cm.).
Los adipositos una vez eliminados, liberan progresivamente sus lípidos en un primer tiempo, antes de ser absorbido definitivamente por el metabolismo natural en un segundo tiempo. En el ser humano adulto, estos adipositos descompuestos, no reaparecen.












La criolipólisis es indicada para:

Es particularmente indicada para adiposidades localizadas, no generalizadas.
El caso ideal no es el paciente obeso, sino el que desea reducir adiposidades locales en zonas como abdomen, cintura, espalda, brazos, cartucheras…


Las sesiones tienen una duración de 30 minutos por succión y zona tratada.

En función del tratamiento y de la reducción deseada, harán falta entre 1 y 3 sesiones, con un intervalo de 60 días entre sesión y sesión sobre la misma zona.